De 1495 son los primeros datos conocidos referentes a esta fontana cordobesa, situada en las cercanías de la calle Alfaros. En origen fue una pequeña pileta con poco caudal, siendo remodelada en 1808. Su aspecto definitivo constaba de cuatro caños y un gran pilón en le que se acumulaba el agua fresca. El frontal, a modo de espadaña, se apoya sobre una construcción blanqueada, haciendo resaltar aún más el color de la piedra. El conjunto se anexionó cercano al bello mirador de la casa señorial perteneciente a la marquesa de la Mejorada.

0 Comentarios

Valora y Escriba un Comentario

Valoración