Situada junto al convento del Císter, en la plaza de las Dueñas, se construyó esta monumental fuente de mármol blanco italiano, obra de la segunda mitad del siglo XX. Bajo la sobra de la arboleda, el agua cristalina salta juguetona en las dos tazas marmóreas y refresca el ambiente de la triangular plaza.

0 Comentarios

Valora y Escriba un Comentario

Valoración