Iniciada a mediados del s. XVII se erigió pronto en el prototipo de iglesia barroca. En su fachada principal destaca la presencia de la columna salomónica, usada por primera vez en Córdoba. Cabe resaltar también la ornamentación exuberante de su retablo y las pinturas murales de Antonio Palomino que representan motivos del Antiguo Testamento.

0 Comentarios

Valora y Escriba un Comentario

Valoración