Grandiosa construcción fundada en el siglo XIV y reedificada en el siglo XV siguiendo una estética gótico-mudéjar. Posee una de las torres más bellas de las iglesias fernandinas, de forma poligonal y realizada sobre un antiguo alminar árabe. La capilla bautismal del siglo XVI es obra de Hernán Ruiz II.

0 Comentarios

Valora y Escriba un Comentario

Valoración