Ejemplo singular de la estética neoclásica (siglo XVIII) es obra del arquitecto francés Baltasar Drevetón. La imponente portada se compone de un majestuoso pórtico curvo sostenido por seis columnas de orden compuesto, cornisa y frontón triangular. En el interior destacan los enormes lienzos de Francisco Agustín Grande, pintor imitador -en lo estético- de Tiépolo.

0 Comentarios

Valora y Escriba un Comentario

Valoración