Debe su nombre a la existencia en la plaza hasta los años 60 del siglo pasado de la casa principal de los Condes de Priego. Presidida en la actualidad por el monumento a Manolete, famoso torero y vecino del barrio, presenta en un lateral el muro encalado de del Convento de Santa Isabel. Al fondo, la visión de la iglesia de Santa Marina ennoblece el horizonte.

0 Comentarios

Valora y Escriba un Comentario

Valoración