Considerada como la plaza más céntrica de la ciudad, debe su nombre a la multitud de pequeñas tiendas que hubo en otros tiempos. Edificios modernos delimitan la plaza; en su centro, rodeada por una fuente, se alza la estatua del Gran Capitán obra del escultor Mateo Inurria. Entre sus curiosidades destaca el reloj que da las horas con unos compases flamencos de guitarra por soleares.

0 Comentarios

Valora y Escriba un Comentario

Valoración