Es creencia popular que esta fuente se ubicó en su origen en la plaza de la Corredera, hasta que, estorbando en las corridas de toros que allí se celebraban, la trasladaron a la puerta del Palacio del Vizconde de Miranda, donde hoy la encontramos. Posiblemente su construcción date del siglo XVII. De planta rectangular, en sus lados menores se alzan dos sólidos pilares, rematados por pináculos piramidales, que alojan los caños de bronce que surten de líquido elemento a este oasis.

0 Comentarios

Valora y Escriba un Comentario

Valoración